2. Marco Teórico

2.1 Sociedad de la Información y el Conocimiento (SIC)

Hace aproximadamente cuatro décadas la economía mundial cambió definitivamente su rumbo. Las sociedades comenzaron a transitar de una economía basada en la industria, a una fundamentada en la generación y compartición del conocimiento.

El uso intensivo de las TIC permite crear, distribuir, compartir y manipular la mayor cantidad de información en el menor tiempo. “A diferencia de la comunicación convencional (radio y televisión) los nuevos instrumentos para propagar información permiten que sus usuarios sean no sólo consumidores, sino además productores de sus propios mensajes[1]”.

Por lo anterior, nos encontramos inmersos en un mundo pletórico de información, en el que disponer de una diversidad de datos en cualquier tiempo y lugar, es una posibilidad latente. La cantidad de información que recibimos todos los días proviene de latitudes diversas, por lo que resulta difícil identificar su origen; ello implica que las barreras geográficas se difuminen y las distancias físicas se vuelvan relativas.

Este cambio en la capacidad de acceso a la información es tan crucial que constituye el factor desencadenante de una serie de transformaciones sociales de profundo alcance: “Las TIC están posibilitando una nueva etapa de desarrollo socioeconómico y la configuración de una nueva sociedad, la Sociedad de la Información[2]”. Ésta expresión designa una nueva forma de organización de la economía y la sociedad que caracteriza lo que Castells ha denominado ‘La Era de la Información’: “Sociedad de la información es un estadio de desarrollo social caracterizado por la capacidad de sus miembros (ciudadanos, empresas y administración pública) para obtener y compartir cualquier información, desde cualquier lugar y en la forma que se prefiera[3]”.

Este fenómeno, sin embargo, tiene alcances que impactan de manera profunda en la vida cotidiana de los grupos sociales, como apunta la siguiente acepción: “Sociedad de la información es una forma de desarrollo económico y social en el que la adquisición, almacenamiento, procesamiento, evaluación, transmisión, distribución y diseminación de la información con vistas a la creación de conocimiento y a la satisfacción de las necesidades de las personas y de las organizaciones, juega un papel central en la actividad económica, en la creación de riqueza y en la definición de la calidad de vida y las prácticas culturales de los ciudadanos[4].”

Pero lo que caracteriza a la SIC es que cada grupo social, no solo dispone de su propio caudal de conocimiento, sino que tiene también una capacidad casi ilimitada para acceder a la información generada por los demás grupos, así como la posibilidad de convertirse él mismo en un generador de información y conocimiento para otros.

Se trata de la construcción de una sociedad más capacitada, con mayor acceso a la información, que hace uso de la tecnología, que produce y comparte conocimiento; que cuenta con más oportunidades de empleo y desarrollo; una sociedad más equitativa, más participativa, más democrática y más justa.

 


[1] Trejo, R. (2011). Vivir en la Sociedad de la Información. Revista Iberoamericana de Ciencia, Tecnología e Innovación. Madrid, España: OEI.

[2] Chereguini, E. (2006). Relación entre las TICs y el desarrollo: Aproximación a los resultados de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información. Madrid, España: Fundación Carolina

[3] Castells, M. (1999). Vol. I: La Sociedad Red. Ciudad de México, México: Siglo XXI.

[4] Unión Europea, Ministerio de Ciencia y Tecnología (1997). Libro Verde Sobre la Sociedad de la Información, Lisboa, Portugal. Bruselas, Bélgica: Misión para la Sociedad de la Información.